Repasando mis dificultades para vivir con 50 litros

Hoy he estado repasando las acciones y consumos que he ido anotando cada día desde que empezamos a vivir con 50 litros de agua al día el pasado 1 de marzo. Os resumo las dificultades más relevantes que he tenido hasta ahora (no todas se han dado todos los días aunque muchas sí):

  • Ir con un papel y un boli a todos sitios para ir apuntando el consumo de agua en cada acción te hace sentir algo raro
  • Lavarse las manos con un vaso de agua hace difícil un enjuague adecuado (el otro día os lo mostraba)
  • Lavarse los dientes con 1 vaso de agua y un chorro del grifo de 4 segundos ni os cuento…
  • Contar cada vez que abres un grifo los segundos que pasan es un poco estresante
  • Y no os digo lo de ducharse abriendo el grifo tan solo 60-70 segundos (probadlo un día… Si tu grifo tarda en sacar agua caliente, en invierno es especialmente estimulante)
  • O tener que esperar para ducharse a la mañana siguiente porque la noche anterior no quedaba agua suficiente
  • Tener que esperar a que sean las 24:00 porque ese día has llegado tan cerca de los 50 litros que no te da para tirar de la cisterna no es agradable
  • Aunque recoger el agua de la ducha para reutilizarla en la cisterna tengo que reconocer que no cuesta nada
  • No poder salir una noche con tus amigos/as porque el consumo de agua al cenar fuera es mayor que en casa, no hace gracia
  • Elegir una comida que consuma poca agua un día que vas apurado limita tu libertad de alimentación
  • No poner 2 lavadoras o lavadora y lavavajillas el mismo día supone un cambio de hábitos y planificarlo el día anterior
  • Si no te llega el agua al final del día, la pila de la cocina queda llena de platos y vasos sucios para limpiar al día siguiente (ahorrando para que nonte vuelva a pasar)

En resumen, vivir con 50 litros diarios en nuestro país tiene sus dificultades…

Pero vivir en las condiciones en las que se encuentran más de 880 millones de personas en todo el mundo que carecen de acceso básico al agua supone “más que dificultades”:

  • Consumir agua contaminada y no tener acceso a saneamiento básico y a una higiene adecuada provoca millones de muertes al año por enfermedades tan simples como una diarrea
  • Tardar más de media hora en llegar a una fuente de agua potable como sucede a muchos habitantes del África subsahariana, o tener que recorrer 6km al día para conseguir el agua necesaria para la familia implica disponer de menos tiempo para ir a la escuela o trabajar
  • No tener agua en una escuela disminuye el rendimiento escolar de los niños y niñas
  • Tener que ir a buscar agua en zonas violentas afecta a la seguridad de mujeres y niñas, que son las que mayoritariamente realizan estas tareas
  • Acceder al agua en zonas sin cobertura de abastecimiento cuesta 12 veces más por litro de agua a las personas pobres que a quienes cuentan con un servicio municipal

Afortunadamente, como decía Agustín en su comentario del lunes (“El vaso medio lleno”), esta situación va cambiando poco a poco, pero requiere del compromiso activo de todos/as.

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Difunde el vídeo sobre Derecho Humano al Agua…

… para trasladar a tus amigos, compañeros de trabajo, familiares, etc., que conseguir el acceso universal al agua y la erradicación de la pobreza es tarea de todos, y que cada persona marca la diferencia.

Difúndelo por correo electrónico o compártelo en tus perfiles en redes sociales.

Si vas a utilizar redes sociales para la difusión, puedes utilizar un texto como el siguiente: Únete a la ola por el Derecho Humano al Agua http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=N7nbpoqY6qM #50litros

Anuncios

Rompiendo aguas

El agua es un elemento esencial para la vida. Pero hay ámbitos de la vida, aquellos en los que la propia vida se manifiesta casi en estado puro, en los que el acceso al agua divide a la humanidad en dos continentes, entre los cuales la diferencia más importante no es el clima, ni el idioma, sino las probabilidades de madre e hijo de sobrevivir a un parto.

En estos días compartimos en el blog nuestras dificultades para sobrevivir en circunstancias normales. Incluso así, Alberto comentaba que las cuentas no te salen si, por cualquier incidencia, hay una necesidad de agua que se salga de los consumos ordinarios, como tener que lavar más ropa de lo normal, si hay un enfermo en casa. Qué descalabro si en lugar de poner más lavadoras, la incidencia es un parto…

Vivir en España con50 litros es un reto, está claro. Pero entonces, habrá que inventar una palabra para expresar lo que supone parir sin agua.  Dar a luz en condiciones muy limitadas de acceso al agua y el saneamiento es mucho más que un reto, es una competición por la vida en la que madre e hijo se enfrentan no solo a la incomodidad, sino a multitud de complicaciones por la presencia de bacterias a los que los recién nacidos son especialmente sensibles, lo que se traduce en elevadísimas tasas de mortalidad materno-infantil.

En las maternidades de la provincia de Cabo Delgado, en Mozambique, parte de nuestro trabajo ha consistido, precisamente, en facilitar el acceso al agua y al saneamiento en las maternidades de las zonas rurales. Una ducha, agua corriente y un equipamiento básico de saneamiento están contribuyendo de manera significativa a aumentar las probabilidades de que madre e hijo vuelvan a casa, máxime si se tiene en cuenta que, por motivos culturales, las mujeres suelen acudir a los centros de salud sobre todo si hay complicaciones en el parto.

Como miembro de ONGAWA y muy especialmente como madre, no se me ocurre ningún otro espacio de trabajo en el que se pueda decir con mayor legitimidad que trabajar por el derecho humano al agua es sinónimo de hacerlo por la vida. Trabajar por facilitar el agua y el saneamiento en una maternidad es dar oportunidades a que la misma vida comience. Vaya desde aquí mi admiración por las mujeres que, con sus hijos, salvan los muchos obstáculos que preceden y suceden a un parto. Y mi agradecimiento a todas las personas que, de muchas maneras distintas, les alientan en su esfuerzo, a miles de kilómetros de distancia y nos ayudan a seguir trabajando.

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Unete a la ola de ideas por el Derecho Humano al Agua

 En ONGAWA tenemos algunas ideas para contribuir a solucionar el problema del agua en los países del Sur, pero queremos que nos cuentes las tuyas, uniéndote a la ola por el Derecho Humano al Agua.

 Entra en www.unetealaoladelagua.org y déjanos tu propuesta

 

Xixi no banho y The remote control poo

Cada día una cantidad considerable de nuestros 50 litros se va por el retrete, así que el tema se ha convertido en una obsesión. Como habréis podido leer, todos aprovechamos distintas aguas –de la ducha, de la limpieza, incluso de cocinar- para el WC, pero yo sigo intentando encontrar fórmulas adicionales para ahorrar, así que he recopilado algunas ideas:

  • Uno de los lectores del blog, comentaba la posibilidad de meter botellas de agua en las cisternas para que la descarga sea menor.
  • Toni Lodeiro, en su libro Consumir menos, vivir mejor –que en casa conocemos como La Biblia de Toni– dice textualmente “Si es amarillo, que repose un poquillo… No hace falta tirar de la cadena todas las veces que hagas pis”.
  • Algunos amigos me han recomendado utilizar los árboles de mi calle o los baños de universidades, estaciones de tren y autobús, bares y demás lugares públicos, por supuesto, sin tirar de la cisterna.

Pero la que más me ha gustado es esta campaña brasileña:

He leído que han consultado a médicos y que es totalmente inofensivo, así que no hay excusa.

El problema del saneamiento es un problema también en el Sur, aunque por otros motivos, ya lo hemos contado varias veces en el blog. Por si no lo habéis visto, lo resumimos en este vídeo de menos de dos minutos:

En ONGAWA trabajamos desde hace tiempo este tema en el Sur y también en el Norte, sensibilizando a la población y reclamando más compromiso político para la consecución del Derecho al Saneamiento. En este sentido, seguimos recogiendo fotos de váteres y alcantarillas en www.2600millones.org que luego mandaremos a las administraciones y hemos “plantado” varias veces en la calle tapas de váter como podéis ver en la foto:

Incluso nos las hemos puesto en la cabeza:

Para el futuro, no sé, quizá nos atrevamos con algo como The remote control poo de Water aid:

Iremos informando de estas propuestas futuras en ONGAWA en Movimiento, por si os queréis unir.

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Precinta un grifo

Precinta un grifo de tu casa, oficina o universidad. Utiliza, por ejemplo, cinta como la de la policía. No te olvides de dejar un mensaje, en un post-it o papel. Puedes ser, por ejemplo, “¿Qué harías sin agua? 884 millones de personas no tienen este derecho garantizado”

Morir por no tener agua limpia

Es verdad que había prometido que mi siguiente entrada al blog sería “más alentadora” que la anterior, pero siento deciros que no va a ser así, o al menos no del todo (venga, para compensar, el final de la misma sí será más “ligero”…).

El caso es que llevamos toda la semana con mi hija enferma. Afortunadamente, está bien.

Si sois madres o padres entendereis que no hay nada peor que ver a tu hijo/a enfermo/a. Esto me ha hecho recordar un dato que me ha llamado mucho la atención desde que lo conocí hace un par de años, y que esta semana he vuelto a recordar. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la neumonía es la primera causa de muerte infantil en el mundo. Pero no es ésto lo que me llamó la atención en aquel momento.

¿Sabeis cuál es la segunda causa de muerte en niños y niñas menores de 5 años?. ¿Malaria, SIDA, sarampión…?

No, es la diarrea. Lo dice la OMS.

Sí, eso que en nuestro país requiere para recuperarte, en la mayoría de ocasiones, que estés en casa 1 o 2 días bebiendo un famoso refresco, comiendo arroz y pescado hervido. Fácil, ¿no?.

¿No es increible que, sin embargo, que 2 millones de niños y niñas mueran cada año por enfermedades relacionadas con el agua, muchas de ellas por enfermedades diarreicas, por no tener acceso a agua limpia?. Hace algunos días os mostrábamos un spot que resaltaba esta situación.

Creo que no es necesario decir más…

A mí, vivir con 50 litros de agua al día me ha llevado a lavarme las manos con un vaso de agua

Mi cubo y yo

Uno de los aprendizajes prácticos más importantes en estos días ha sido que almacenar el agua en un recipiente es muy útil para controlar mi consumo a lo largo del día. Empecé controlando el gasto en la ducha, cambiándola por la bañerita de bebé, pero luego he extendido esta práctica a casi todos los momentos en que consumo agua. Uso una pequeña jarra en el lavabo, con la que controlo el agua que empleo en lavarme las manos y los dientes. Una más grande en la pila de la cocina, para medir el agua necesaria para fregar todo aquello que no meto en el lavavajillas…parece que, viendo el agua que me queda, soy más consciente de la importancia de cada gota.

Así pues, he redecorado mi casa -y mi vida con profusión de recipientes de distinto tamaño y he rescatado a mi cubo de su discreto papel de acompañante de la fregona. En el cubo almacenamos el agua usada para luego evitar descargas de la cisterna y usos similares. Por su parte, los niños le han encontrado otras utilidades, mucho más lúdicas, aunque no sé si muy apropiadas en términos de “buenas prácticas en higiene”…

Precisamente, hace casi un año, pasé el día con con un cubo en la mano. Habíamos quedado en llevarlo al acto de calle que organizamos en Día Mundial del Agua, en la Red de San Luis, por la tarde, de modo que salí de casa y me encontré con mis vecinos. Llevé a mis hijos al colegio y coincidí con padres y profesoras. Me desplacé en el Metro, junto a decenas de personas desconocidas con las que compartí el reducido espacio del vagón. Todo el mundo miró mi cubo, con desconcierto y curiosidad. ¿quién lleva por todo Madrid un cubo, usado? Muchos, los más conocidos, me preguntaron directamente. En otros casos, yo saqué el tema de conversación. Al final, gracias a mi querido cubo hablé del Derecho Humano al Agua casi tanto a lo largo del día como en el acto de calle…sin proponérmelo. Incluso con el funcionario de la Tesorería de la Seguridad Social, que me atendió y que amablemente acomodó mi cubo en una silla!!

En otros lugares del mundo, salir de casa con un cubo es un gesto diario. Es la realidad, por ejemplo, de los niños y niñas de las comunidades rurales del Distrito de Same, en Tanzania, que llegan a la escuela con su cubo de plástico para llevarlo de vuelta a casa lleno de agua. A veces son niños muy pequeños, para los que transportar estas cantidades supone un esfuerzo muy importante. Y una gran responsabilidad. Aunque la transporten con cuidado, parte del agua se pierde por el camino y, si no se tapa, la posibilidad de que su consumo no sea seguro es alta. Por eso, es importante seguir trabajando para que el agua sea accesible y para que sea de calidad. Para contribuir a que los niños y las niñas puedan dedicar más tiempo a su educación, y a que mejoren sus condiciones de salud, porque eso aumentará significativamente sus oportunidades de futuro.

Y estoy segura de que, cada pequeño gesto que hacemos aquí, no solo cuenta, sino que suma. Por eso, os invito a que llevéis a cabo cualquiera de las acciones que, cada día, os proponemos desde aquí. Allá va la de hoy.

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Regálale a un amigo una botella de agua sucia

 Llena una botella de agua sucia y “regálasela” a un amigo, familiar o conocido. Dale información sobre cómo la falta de calidad del agua afecta a la salud de los más vulnerables en los países del Sur.

 

La primera semana en 21 tweets

Ayer cumplimos la primera semana viviendo con 50 litros diarios, un buen momento para hacer un pequeño balance. Os dejo un breve resumen de la semana en 21 tweets:

Día 1:

@jcponline: Empiezo mal. Ayer me dejé los platos sin fregar. A este paso acabo los #50litros antes de comer

@Kyq: @jcponline qué es eso de ducharse!!! con cinco litros y un calentón en la cocina te lavas divinamente 🙂 Ánimo!!

@jcponline: ¿Por qué la gente de la oficina me huele cuando me ve? #50litros

Día 2:

@jcponline: Qué alegría da cuando llegas a la oficina y tienes medio vaso de agua que te sobró del día anterior… #50litros

@jcponline: Llegas a casa y te llevas la alegría de tener la comida preparada, hasta que ves que es pasta, ¡con el agua que consume! #50litros

@jcponline: El Decenio Internacional para la Acción, el Agua Fuente de Vida acaba en 2015. Y todavía hay 884 millones de personas sin acceso #50litros

Día 3:

@jcponline: 1 de cada 7 personas en el mundo no tienen acceso al agua potable #50litros

@jcponline: Los gobiernos tienen el deber de respetar, proteger y cumplir el Derecho al Agua #50litros

@jcponline: 49’7. Casi ni me da para salir y tomarme una caña #50litros

Día 4:

@jcponline: Limpiar la casa es una auténtica ruina acuática #50litros

@jcponline: Señoras y señores, me acabo de quedar sin agua. Y estoy muerto de sed del fútbol, tengo que cenar, etc. #50litros

@jcponline: Tengo mucha sed, me voy a dormir a ver si se me olvida #50litros

Día 5:

@jcponline: El grifo de los baños del bar era de los de pulsar. Para lavarme las manos he gastado, como mínimo, 1’5 litros #50litros

@lularoal: ¿Podrías vivir con 50 litros de agua al día? Mucha gente no tiene ni eso… reto mediambiental para toda familia 😉 http://ow.ly/9t2oP

@jcponline: Otro día en el que se me acaba el agua antes de tiempo #50litros

Día 6:

@jcponline: Alberto hablando de #50litros en España Directo http://www.rtve.es/alacarta/audios/espana-directo/espana-directo-lucha-contra-cancer-05-02-12/1340726/ A partir del minuto 44

@jcponline: Una lectora de #50litros se ha fabricado unas pegatinas indicativas de lo que consume la ducha, inodoro, grifo, lavadora,… Qué bueno

@ongawa4d: Grabando #50litros con @Trincheralnunez para El Mundo

Día 7:

@jcponline: Tengo por delante casi 5 horas de bus hasta Badajoz. Hoy, sin duda, ahorraré agua #50litros

@elepsi: Me confieso enganchada a https://50litrosdeaguadiarios.wordpress.com/ y #50litros (¡felicidades @jcponline, alberto e itziar!)

@jcponline: Qué grande “@chocokrispies: Aquí vemos a @disfrazdetigre interesada en el blog de #50litros por @ongawa4d http://instagr.am/p/H4dJt7L-XY/

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Pasea con un cubo en la cabeza

Hoy es el Día de las Naciones Unidas para los Derechos de la Mujer. En los países del Sur millones de mujeres recorren a diario distancias de varios kilómetros para ir a recoger agua. Paséate por tu oficina o universidad, como ellas, con un cubo en la cabeza para que todo el mundo sea consciente de esta realidad.

Puedes imprimir algunos trípticos sobre el Derecho Humano al Agua y entregárselos a las personas interesadas.

Dejadme, por favor, que proteste por una vez

Os prometo que mi próxima entrada a este blog será más alentadora que la que estais leyendo en estos momentos, pero no la de hoy. Hoy siento la necesidad de protestar, de gritar (escribiría estas líneas en mayúsculas, pero quedaría un poco mal, ¿no?), de llorar de rabia (¿por qué no?; Soy un tío, ¿y qué?), de pedir respuestas (a mí mismo para empezar). Suelo ser una persona poco dada a quejarme, pero dejadme, por favor, que proteste por una vez.

La entrada de ayer de Itziar resaltaba que nuestra sociedad occidental convive con naturalidad con el hecho de que 884 millones de personas no tengan acceso al agua en condiciones que les permita tener una vida digna. Rara vez es noticia la pobreza y, sobre todo, las medidas que son necesarias (¡y posibles!) para acabar con ella.

En mi presentación en este blog os comentaba que cuando el año pasado le intenté explicar a mi hija, cuando tenía 4 años, que hay muchas personas en el mundo que mueren cada día por tener poca agua o beber agua “sucia”, lo primero que me preguntó fue: “¿Por qué?”. No lo entendía.

Y yo me pregunto: ¿En qué momento hemos perdido, individualmente o como sociedad, la capacidad de una niña para sorprenderse ante situaciones incomprensibles, como la de tantos millones de personas sin agua o alimentos suficientes?.

Estamos en crisis, es indudable. Y con más o menos dificultades en nuestro país lograremos salir de ella. Pero no olvidemos que hay millones de personas en todo el mundo en “crisis permanente”. No veamos la lucha contra la pobreza como un lujo reservado a tiempos de bonanza, sino como una responsabilidad de todas las personas que poblamos un mundo interdependiente.

Es momento de preguntarnos: ¿qué estoy haciendo?, ¿qué más puedo hacer?, ¿qué debemos pedir a nuestros gobiernos, nuestras empresas, nuestras universidades, nuestras ONG…?.

Perdonad, pero ahora sí usaré mayúsculas (se supone que eso significa, al escribir un correo electrónico o un post, que estoy gritando)
¿QUÉ TIENE QUE PASAR PARA QUE REACCIONEMOS?

P.D. Ayer tenía a mi hija mala y la pobre estuvo vomitando. Una lavadora tuve que dejarla para hoy, porque 50 litros no dan para mucho.

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Tu camiseta se mueve por el Derecho Humano al Agua

Serigrafía una camiseta –mejor si es de comercio justo- y llévala en el Día Mundial del Agua (22 marzo). Si convences a tus compañeros de trabajo, de universidad, a tu familia… para que hagan lo mismo, el impacto será mayor.

Puedes utilizar nuestro diseño “Mójate por el Derecho Humano al Agua”

También la lluvia

Lo bueno de esta experiencia –al margen de la evidente reducción de mi factura del agua y el cambio en lo hábitos de mi propia familia-es descubrir el inagotable campo de la libre interpretación de la información.

Las reacciones de propios y extraños, de mis amigos, mi familia, los lectores del blog son de lo más variopinto:

Una de las más frecuentes es “50 litros??? ¡Qué barbaridad! Yo no soy capaz de gastar tanta agua…”. Cuando a esta afirmación se enfrenta el hecho de que una ducha de 3 minutos implica un gasto de 30 litros, la cosa empieza a cambiar. Claro, que tengo un inventario de despropósitos varios que no tienen desperdicio…”¿lo haces para adelgazar?” “Pero, no dicen los médicos que con beber dos litros de agua es suficiente?” “50 litros!!! ¿cómo puedes beber tanto en un solo día? Eso tiene que ser malísimo para el estómago”

Cuando, finalmente, alguien comprende que es una cantidad muy inferior a la que, de manera habitual, consume una persona de nuestro país, entonces empiezan el cuestionamiento –“eso no vais a poder hacerlo”- y la preocupación…”pero, cómo vas a arreglártelas?”. Es curioso cómo un mismo hecho puede provocarnos estupor, preocupación o indiferencia, en función de lo cercano que nos resulte. A nuestro entorno le parece toda una aventura que intentemos vivir con 50 litros de agua. Pero la sociedad occidental convive con naturalidad con el hecho de que 884 millones de personas no alcancen esta cifra. Es noticia que tres personas limitemos nuestro consumo. Pero es difícil que a los medios de comunicación se asomen todas estas personas, con las que en estos días, más allá de nuestras diferencias culturales e idiomáticas, nos hermana la relación con el agua.

Nos movemos por lo que nos toca por dentro. Y lo que nos toca es, lógicamente, lo que tenemos cerca, aquello que forma parte de una realidad compartida. Animada por la acogida que esta iniciativa –esta suerte de puente entre dos realidades- está teniendo, siento que estos 884 millones de personas están, estos días, más cerca de quienes podemos hacer algo. Con nuestra voz, recordando a las instituciones sus compromisos. Con nuestro tiempo, trabajando voluntariamente en las organizaciones que reclaman el Derecho Humano al Agua. Con nuestros recursos, apoyando las iniciativas que acercan, cada día, el cumplimiento de los objetivos del milenio.

Mi hijo mayor, que tiene cinco años, me miraba perplejo esta mañana cuando me estaba lavando -no sin esfuerzo y algo de embarazo- con el agua de la bañerita del más pequeño, un bebé de seis meses. Me ha preguntado si se me había olvidado que podía usar la ducha, abriendo el grifo. Le he contestado que estaba intentando saber cómo se sentían las personas que no tenían esa facilidad. Me ha dicho que lo que podían hacer esas personas era poner un grifo, o esperar a la lluvia. Y que si la lluvia tardaba mucho en caer, seguro que nosotros (¿quiénes?), podríamos “hacer la lluvia” y “quitar con una paleta los bichitos de las enfermedades que ensucian el agua”.

Os dejo. Voy a intentar explicarle, sin decepcionarle, que no nos corresponde “hacer la lluvia”. Pero si intentar que todos accedamos a una cantidad mínima de agua. La que nos posibilita para tener una vida digna. Casi igual de ambicioso. Pero mucho más alcanzable que las nubes.

 

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

¡Corta el agua!

Corta el agua en tu casa, tu oficina o universidad. Aprovecha el desconcierto para informar a tu familia o compañeros de la situación que viven los más de 800 millones de personas que no tienen este derecho garantizado. Puedes imprimir folletos sobre el Derecho Humano al Agua para entregárselos.

Domingo “fatídico”

Domingo, 20:00 horas, ya no me queda agua, me he gastado mis 50 litros, hasta la última gota. Y todavía me queda cenar, debería lavarme los dientes, seguro que tendré ganas de ir al baño y, para colmo, vengo de jugar al fútbol, así que, seguro, tendré sed.

Al final me tuve que acostar pronto a ver si era capaz de dormirme y dejar de pensar en vasos de agua. Podía haber sido peor, al menos mis 50 litros me llegaron para ducharme después del partido, porque sin ducha creo que me hubieran obligado a dormir en el sofá o, peor aún, en el suelo.

¿Cómo se llega a esta situación? Muy fácil, cuando vives con 50 litros de agua al día, cualquier cosa que se salga de lo “normal” te pone en un aprieto. En mi caso, el domingo suele ser el día de limpiar la casa y de jugar al fútbol. Por mucho que trates de ahorrar, la higiene del hogar se lleva un buen montón de litros y después de jugar al fútbol la ducha es obligada (al menos si vives con más gente).

En los países del Sur, 884 millones de personas no tienen garantizado el Derecho Humano al Agua y en muchos lugares del mundo, millones de personas sobreviven con cantidades de agua inferiores a nuestros 50 litros, por lo que se enfrentan diariamente a situaciones como las de mi “domingo fatídico”. La gran diferencia es que dentro de unos días yo volveré a mi vida “normal” y ellos probablemente continúen con este problema. Lo que para mi es un engorro por ir a jugar un partido, para ellos es una cuestión vital.

Por eso, es necesario que nos movilicemos a favor del Derecho Humano al Agua. Si la ciudadanía se compromete, entre todos lo lograremos. Por eso en ONGAWA tratamos de organizar todos los años actividades sobre esta temática. El año pasado cortamos la Calle Montera con cubos en la cabeza, simulando a las mujeres africanas que recorren varios kilómetros al día para recoger agua con el objetivo de visibilizar este problema y sensibilizar a los transeúntes.

Este año, tenemos previstas varias actividades. Os las iremos contando en este blog y en la web de la Semana del Agua.

Contamos con vuestra participación.

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Participa en http://www.2600millones.org

Desde ONGAWA queremos recordar a nuestros gobiernos -estatal, autonómicos y locales- que es necesario un mayor compromiso con el Derecho Humano al Saneamiento. Para ello, les haremos llegar 2.600 imágenes de váteres y alcantarillas,
incluyendo la tuya, para solicitarles que sean parte activa en la consecución de los objetivos de saneamiento a nivel mundial.

Entra en www.2600millones.org y sube tu foto.

Con 10 litros de agua al día, ¿qué opciones quedan?

Ayer era sábado, y tocaba, como hacemos en nuestra casa cada semana, poner un par de lavadoras y limpiar la casa. Pero ésto, sumado al resto de usos diarios habituales, no es posible con 50 litros al día por persona.

El viernes por la noche nos sentamos mi mujer y yo a estimar las actividades con más consumo del día siguiente, y viendo que la cosa no pintaba bien decidimos poner una sola lavadora el sábado, y dejar la otra para el domingo.

Aún así, con la ducha, la limpieza de baños y cocina, las descargas de la cisterna, etc., la cosa se preveía ajustada, por lo que desde por la mañana intenté ajustar al máximo mi consumo y reutilizar lo más posible. Por ejemplo, abrí el grifo de la ducha sólo 70 segundos, y recogí en un par de cubetas agua suficiente para evitar un par de descargas del inodoro (¡6 litros de ahorro!). Al final del día consumí 49 litros (justo, justo).

Agua recogida durante la ducha y reutilizada en el inodoro

Vamos, que para conseguir no superar los 50 litros tuve que hacer algunos ajustes en mi día para evitar algunos consumos (además de lo anterior, evité quedar con mis amigos y amigas por la noche para controlar el gasto de agua).

Pero cuando en Mozambique el consumo medio por persona al día no llega a los 10 litros, ¿de qué prescindes?. La respuesta para mí es clara: “prescindes” de una vida digna.

La diferencia es que en mi caso la decisión de no salir por la noche, ducharme con bastante rapidez o reutilizar parte del agua de la ducha ha sido voluntaria, y, sobre todo, no ha puesto en riesgo mi salud. Pero un/a mozambiqueño/a que tiene acceso a menos de 10 litros de agua al día no tiene muchas opciones, y por supuesto no ha elegido voluntariamente esta situación.

Naciones Unidas reconoció en julio de 2010 el derecho humano al agua, que implica el derecho de toda persona a acceder al agua en condiciones adecuadas para mantener la vida y la salud y para satisfacer las necesidades básicas. Según la Organización Mundial de la Salud se requieren entre 50 y 100 litros de agua por persona al día para cubrir la mayoría de las necesidades básicas y evitar la mayor parte de problemas de salud. Estas cantidades son orientativas, pues pueden variar en función, por ejemplo, del estado de salud de la persona, las condiciones climáticas o el tipo de trabajo que desempeñan. Las madres lactantes, las personas enfermas o las mujeres embarazadas necesitarán más agua al día que una persona sana y sin hijos o personas mayores a su cargo.

¿Es posible tener una vida digna con 10 litros de agua al día?.

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Organiza tu propia actividad dentro de la Semana del Agua

La Semana del Agua es una iniciativa de ONGAWA en colaboración con el resto de ONG del Grupo de Agua de la Coordinadora Española de ONG de Desarrollo, que pretende ser un espacio en el que cualquier persona o entidad (ONG, institución educativa, asociación cultural, fundación, etc.) pueda contribuir con la organización de una actividad dirigida a la reflexión, sensibilización, formación y participación activa de la ciudadanía para incrementar su compromiso por el derecho humano al agua y saneamiento y, en definitiva, por la erradicación de la pobreza.

Si tienes alguna propuesta súbela a www.semanadelagua.org