Rompiendo aguas

El agua es un elemento esencial para la vida. Pero hay ámbitos de la vida, aquellos en los que la propia vida se manifiesta casi en estado puro, en los que el acceso al agua divide a la humanidad en dos continentes, entre los cuales la diferencia más importante no es el clima, ni el idioma, sino las probabilidades de madre e hijo de sobrevivir a un parto.

En estos días compartimos en el blog nuestras dificultades para sobrevivir en circunstancias normales. Incluso así, Alberto comentaba que las cuentas no te salen si, por cualquier incidencia, hay una necesidad de agua que se salga de los consumos ordinarios, como tener que lavar más ropa de lo normal, si hay un enfermo en casa. Qué descalabro si en lugar de poner más lavadoras, la incidencia es un parto…

Vivir en España con50 litros es un reto, está claro. Pero entonces, habrá que inventar una palabra para expresar lo que supone parir sin agua.  Dar a luz en condiciones muy limitadas de acceso al agua y el saneamiento es mucho más que un reto, es una competición por la vida en la que madre e hijo se enfrentan no solo a la incomodidad, sino a multitud de complicaciones por la presencia de bacterias a los que los recién nacidos son especialmente sensibles, lo que se traduce en elevadísimas tasas de mortalidad materno-infantil.

En las maternidades de la provincia de Cabo Delgado, en Mozambique, parte de nuestro trabajo ha consistido, precisamente, en facilitar el acceso al agua y al saneamiento en las maternidades de las zonas rurales. Una ducha, agua corriente y un equipamiento básico de saneamiento están contribuyendo de manera significativa a aumentar las probabilidades de que madre e hijo vuelvan a casa, máxime si se tiene en cuenta que, por motivos culturales, las mujeres suelen acudir a los centros de salud sobre todo si hay complicaciones en el parto.

Como miembro de ONGAWA y muy especialmente como madre, no se me ocurre ningún otro espacio de trabajo en el que se pueda decir con mayor legitimidad que trabajar por el derecho humano al agua es sinónimo de hacerlo por la vida. Trabajar por facilitar el agua y el saneamiento en una maternidad es dar oportunidades a que la misma vida comience. Vaya desde aquí mi admiración por las mujeres que, con sus hijos, salvan los muchos obstáculos que preceden y suceden a un parto. Y mi agradecimiento a todas las personas que, de muchas maneras distintas, les alientan en su esfuerzo, a miles de kilómetros de distancia y nos ayudan a seguir trabajando.

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Unete a la ola de ideas por el Derecho Humano al Agua

 En ONGAWA tenemos algunas ideas para contribuir a solucionar el problema del agua en los países del Sur, pero queremos que nos cuentes las tuyas, uniéndote a la ola por el Derecho Humano al Agua.

 Entra en www.unetealaoladelagua.org y déjanos tu propuesta

 

5 pensamientos en “Rompiendo aguas

  1. Me ha motivado especialmente lo que has comentado hoy. Efectivamente, cuando hablamos de 50 litros de agua al día, solo pensamos en nuestras actividades habituales en un día normal, pero algo tan cotidiano en la sociedad como un parto yo no lo había considerado. Gracias!

    • Gracias a ti por seguirnos y confirmarnos que estamos siendo capaces de aportar elementos para la reflexión y el compromiso con el Derecho al Agua. Seguimos!!!

  2. ¡Son tantas y tantas cosas las que habría que tener en cuenta! Creo que fue antes de anoche cuando vi un reportaje en televisión sobre la mortandad de las mujeres por causas producidas por el embarazo o parto y me llamó la atención el énfasis que hicieron en que EEUU ocupa el cuadragésimo lugar en la clasificación mundial. Si tenemos en cuenta que normalmente en estas estadísticas se cuenta con menos de 190 países se nos presenta un claro exponente de lo que significa no tener una sanidad pública.

  3. Hola Itziar, hace días que quería escribirte para decirte que os sigo desde Tanzania y que me parece una iniciativa buenísima.
    Me gusta mucho que te acuerdes de las mujeres y de sus dificultades añadidas.
    Antes, cuando iba a comer me he cruzado con una mujer que llevaba un cubo en la cabeza lleno de agua, siempre son ellas las que lo hacen y normalmente andando y no distancias cortas, y me he quedado pensando en ella….cuando he llegado a casa y he abierto el grifo para lavarme las manos, no he podido sino pensar en qué afortunada era porque yo tenía agua en mi casa.
    Con este blog estáis consiguiendo transmitir este mensaje. Es difícil ver la magnitud de todo lo que conlleva no tener acceso al agua y al saneamiento, pero creo que lo estáis consiguendo. Muchas gracias y mucho ánimo para los tres desde Same.

  4. Enhorabuena por la iniciativa.
    Si su objetivo es hacer reflexionar sobre la importancia y valor de lo que para nosotros es cotidiano cuando no se dispone de ello, misión cumplida.
    No sé si los “poderosos” van a cambiar su actitud hacia el problema de la falta de agua y saneamiento por una acción como esta, pero desde luego que sirve para mover las conciencias de los que hasta ahora no nos habíamos planteado nada al respecto.
    Suerte en la tercera semana con cubos por toda la casa!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s