Comenzando 21 días con 50 litros diarios

DÍA 0. Consumo de agua: 49 litros

Ayer, 29 de febrero de 2012, comencé a vivir con un máximo de 50 litros al día, en una iniciativa que realizaremos durante 21 días tres compañeros de ONGAWA: Itziar, Jorge y yo.

Los tres llevábamos varios días ultimando los preparativos: buscando información de consumos de agua por persona, midiendo o averiguando los consumos en nuestras casas (de la cisterna, la lavadora, los grifos…). Yo he estado desde el fin de semana pasado haciendo algunas pruebas: básicamente comprobando el agua que empleo a lo largo del día. Y la verdad es que he averiguado cosas muy interesantes.

En casa somos tres: mi mujer, mi hija pequeña y yo. Nuestro gasto medio diario es de 88 litros por persona al día, y el més que más hemos gastado de los últimos 6 han sido 94 litros por persona. La verdad es que si lo comparamos con la media en España (149 litros) no está mal. Pero claro, bajarlo a 50 litros diarios significa reducir mi consumo de agua casi a la mitad.

Eso sí. Cuento con algunas ventajas. Mi mujer y yo siempre hemos intentado (no siempre lo hemos conseguido, ojo) tener en cuenta criterios ambientales, por ejemplo, en la compra de electrodomésticos o de grifos e inodoro. Por eso tener una lavadora eficiente o una cisterna con ahorro en la descarga hace que vivir con 50 litros sea más factible. También al ser 3 en casa, algunos consumos de agua se reparten entre los 3. Por ejemplo, no pongo una lavadora sólo para mí, pues sólo con eso gastaría prácticamente los 50 litros diarios, o tendría que ponerla con poca ropa, gastando más agua por kilo de ropa lavada, lo que es un despilfarro.

Cisterna de casa con ahorro de agua en la descarga

Pero el primer día que he limitado mi consumo a 50 litros ha resultado complicado: al finalizar el día había consumido 49 litros y aún no me había duchado… (yo me suelo duchar por las noches). Vale, no pasa nada. Esta mañana, 1 de marzo, me he duchado al levantarme, pero ya he iniciado el día de hoy con 10 litros menos (veremos cómo acaba).

El problema ha estado en que no nos ha quedado más remedio que poner la lavadora y el lavavajillas el mismo día (no los ponemos todos los días, pero ayer ha coincidido que lo necesitábamos y no lo he previsto). Cuando me di cuenta al comenzar la mañana tuve que tomar algunas medidas especiales de ahorro para el resto del día: he comido en el trabajo en lugar de en una universidad cercana donde suelo hacerlo para minimizar el gasto de agua en preparar la comida, lavar los cubiertos y el vaso, he cenado en casa sobre la fuente en la que teníamos preparada la comida, me he lavado los dientes y las manos con un hilillo de agua y he dejado la ducha para la mañana siguiente.

Cenando directamente en la fuente

A pesar de ello esta situación no ha supuesto problemas para mi salud. Incluso si no me hubiese lavado las manos antes de comer y hubiera cogido una gastroenteritis, un sencillo tratamiento que podemos adquirir en cualquier farmacia habría hecho que ese problema hubiera pasado en unos días.

Sin embargo, 5.000 niñas y niños mueren cada día por enfermedades relacionadas con el agua y el saneamiento, muchas de ellas por una simple diarrea. Según la UNESCO, el simple hecho de lavarse las manos con jabón puede reducir los casos de diarrea en un 47%. Pero para ello hay que tener acceso al agua en condiciones básicas.

¿Que por qué  me he embarcado en esta iniciativa?. En primer lugar, porque quiero ser más consciente de los problemas a los que se enfrentan millones de personas cada día por no tener acceso a agua en condiciones para garantizar una vida digna.

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Tunea una botella a favor del Derecho Humano al Agua

 Coge una botella de plástico vacía. Quítale la etiqueta y sustitúyela por esta etiqueta con mensaje sobre Derecho Humano al Agua. Déjala en algún lugar visible, en tu universidad u oficina.

21 pensamientos en “Comenzando 21 días con 50 litros diarios

    • Hola Jaume,
      Muchas gracias, esperamos que sirva para facilitar que la gente sea consciente de los problemas derivados de la falta de acceso al agua para millones de personas en todo el mundo.
      Respecto a tu pregunta, te cuento.
      Por un lado, hemos mirado cada uno el consumo de agua de sus electrodomésticos y otros utensilios. Para lavadora y lavavajillas vienen en los manuales, indicando consumos por programa de lavado. En este caso los consumos totales los dividimos entre el número de personas de la casa (pues al lavar la ropa metemos la de todas las personas de la casa; en mi caso, 3). Si lavamos a mano, vajilla o ropa, vertemos agua en recipientes en los que hemos medido previamente su capacidad
      En la cisterna del inodoro también conocemos el consumo mirando el modelo de inodoro. Muchas tienen además posibilidad de descargar totalmente o la mitad. Una forma de ahorro adicional (a usar cuando no queda más remedio) es que podemos compartir la descarga de la cisterna cuando vamos a orinar 2 personas seguidas (lo hago en casa y lo vamos a hacer algún día en el trabajo los 3).
      En el caso de la ducha hemos hecho una prueba real, y nos ha dado un consumo medio de entre 6 y 10 litros por minuto (depende de cada alcachofa de la ducha y de lo mucho o poco que abras el grifo). Aquí contamos los segundos que tardamos en ducharnos y sacamos el consumo.
      Igual hemos hecho con el grifo de cocina. En mi caso un hilillo de agua consume 0,7l/min, abierto normal 3,7l/min y muy abierto 6,5l/min. También, siempre que podemos, echamos agua en un recipiente del que conocemos su capacidad y con dicha agua enjuagamos o lavamos un plato/vaso/cubiertos.
      Para lavarnos la cara y dientes lo podemos calculas por tiempo, pero es más fácil hacerlo con vasos (ej. 1 vaso de 200ml para enjuagarse los dientes, 1 o 2 vasos para lavarnos la cara…).
      En la limpieza de la casa medimos el agua que le echamos al cubo para fregar (cabe entre 3 y 5 litros).
      Para la preparación de la comida, medimos con el típico recipiente graduado el agua que usamos (por ejemplo en cocer un alimento). En el lavado de alimentos lo calculamos en base al recipiente en el que están y al que echamos agua, o por el tiempo que abrimos el grifo, en función de los consumos que hemos calculado. Cuando cocinamos para varios miembros de la casa dividimos estos consumos entre el número de habitantes de la misma.
      Y la bebida, por supuesto, contamos la que bebemos.
      Creo que lo más relevante te lo he contado. Si algo no queda claro me dices.
      Animamos a cualquier persona a que lo haga durante 1 día y nos cuente.
      ¡Muchas gracias por tu interés!

      • ¡Tremendo curro, Alberto! Después de esta no os dejáis un grifo abierto nunca más. A ver si aprendemos de vuestra experiencia… ¡Mil gracias!

  1. Enhorabuena por la iniciativa y muchas gracias por la información y consejos. Nos acordaremos cada vez que abramos el grifo.

    • gracias a ti, Mari Cruz. Esperemos que nos sirva a tod@s para comprometernos por un acceso digno al agua para los millones de personas que carecen de esta posibilidad

    • muchas gracias, Enric. A ver si entre todos conseguimos que los problemas de acceso al agua esté en la cabeza de tod@s

  2. Gracias, nos motivais a hacer cosas, y sobre todo a ver que cada uno podemos aportar nuestra gota de agua, y que juntando lo de todos podemos hacer mucho. Hace más de 15 años yo tengo puesta una botella de agua de plastico en la cisterna, para que cada descarga consuma menos, y además ahora hay pulsadores, aparte de los que menciona Alberto, que, pulsando una vez empiezan a descargar, y si lo vuelves a pulsar, lo paran, con lo que tú mismo puedes regular el consumo, minimizándolo según la necesidad.

  3. Buenas.
    Me parece genial vuestra iniciativa y os estoy siguiendo y haciendo toda la publicidad que puedo en las redes sociales, pero has hecho trampa. Has ido a comer a un restaurante, en ese sitio usan agua para preparar la comida, usan agua para limpiar los cubiertos, usan agua para limpiar mesas, usan agua para limpiar el suelo.
    Nosotros tenemos acceso a todo eso y no lo contamos como un consumo propio cuando sí lo es. En los países sin acceso al agua no cuentan con todo eso. Creo que deberíais contar también ese agua gastada.
    Así como si vas al baño en el trabajo, o en un bar o compras una botella de agua o bebes de una fuente.
    Aún así me parece un gran esfuerzo todo lo que estáis haciendo y os animo a seguir con esta iniciativa.

    • Hola Miguel Ángel,
      Muchas gracias por tu comentario.
      Tienes toda la razón en lo que dices, y de hecho sí estamos contabilizando todos esos usos que comentas, da igual si los hacemos en casa, en un bar, en la oficina…
      Otra cosa, por supuesto, es que en el caso de comer en un bar/restaurante es una estimación, claro.
      Yo de momento no he comido fuera de casa. El primer día que empecé, al que me refería en mi primera entrada, me traje la comida a la oficina (en donde tenemos una pequeña cocina para calentarla), y conté el agua de dicha comida.
      En cualquier caso, cuando vayamos a comer fuera de casa, por supuesto que vamos a contar ese consumo: de preparación de la comida (agua para cocción, limpieza de verduras…), limpieza de vajilla, etc.
      El problema aquí es cómo estimar dicho gasto, ya que no lo sabrán ni aunque lo preguntemos a la persona encargada del bar/restaurante. Lo que hemos pensado es contabilizar una cantidad similar a la que gastaríamos en una comida en casa en la que no tomáramos medidas de ahorro de agua (ya que en un bar seguramente no lo hagan).
      Si lo piensas no se alejará mucho de la realidad, ya que el gasto de agua por persona cuando se prepara comida para mucha gente es menor que si la preparas individualmente. Por ejemplo, gastas menos agua fregando 1 olla muy grande y repartiendo el consumo entre las personas que han comido, que fregando una olla pequeña para una sola persona; o gastas menos agua por persona si friegas un bar/restaurante al que van durante el día varias decenas de personas, que si friegas una casa pequeña en la que viven sólo 1 o 2 personas.
      Dicho esto, es cierto que no deja de ser una estimación, pero aún así el agua para preparar la comida es mucho menor, por ejemplo, que la empleada en otros usos como la higiene, el inodoro o la colada.
      ¿Ideas sobre cómo estimar el consumo de agua al comer fuera de casa?. Nosotros hemos calculado unos 4 litros por persona y comida
      Gracias!

      • Veo que habéis pensado en todo.
        Gran trabajo. Si puede ser una buena estimación incluso un poco por encima el tomar los 4 litros, es cierto que al preparar una comida para mucha gente el consumo por persona se reduce ostensiblemente.
        Gracias por aclarar la duda que ha surgido al leer la entrada.
        Una cosa que quería comentar es que como calculaste que en tu hogar gastabais unos 88 litros de agua (no sé si la cantidad es exacta, me suena por ahí) yo la última vez cogí el recibo del agua y dividí entre los días y las personas que vivimos juntas, pero aún así hay que sumar todos los consumos de fuera del hogar además todos aquellos consumos que resultan de la propia actividad económica y social, riego, limpieza de calles, refrigeración, procesos industriales… etc.
        Desde luego es solo para comentar porque los consumos por persona salen tan altos, no pretendo que también apliques el porcentaje porque ahí si que no tendrías cada mañana al levantarte ningún litro disponible.
        Ánimo con la iniciativa, creo que algo estáis ya movilizando.
        Un saludo.

      • Pues es cierto que los 88 litros que comentaba era de consumo de agua por persona en mi casa, y tienes toda la razón en que, para tener el consumo total por persona habría que sumarle el consumo fuera de casa.
        Sin embargo, en esta iniciativa “50 litros” sí estamos contando el agua que consumimos tanto en casa como fuera (si, por ejemplo, comemos fuera de casa).
        Sin embargo, sí me gustaría comentar que cuando estamos hablando de consumo de agua por persona al día nos referimos sólo usos personales y domésticos (bebida, preparación de alimentos, higiene personal, limpieza del hogar, saneamiento, colada): lo que el Instituto Nacional de Estadística suele llamar “consumo en los hogares”, que en 2009 era de 149 litros por persona.
        Este es el tipo de consumo, para usos personales y domésticos, sobre el que desde ONGAWA queremos llamar la atención, para el que la Organización Mundial de la Salud establece entre 50 y 100 los litros necesarios para llevar una vida digna, aunque el valor depende de las circunstancias personales y del contexto.
        Naciones Unidas establece el agua como derecho humano para este tipo de usos (personal y doméstico), del que se ven privados más de 880 millones de personas en la actualidad. También establece como derecho humano 2 usos adicinales:
        – usos vinculados con la producción de alimentos cuando la actividad esté dedicada a evitar el hambre y garantizar una alimentación adecuada. La explotación agrícola como negocio no se considera un derecho humano
        – usos vinculados a garantizar el derecho a la salud y evitar enfermedades
        Teneis más información en las publicaciones que hemos realizado en años anteriores en colaboración con Prosalus y UNESCO Etxea
        Por supuesto, como bien dices, si al consumo en hogares le añadimos todos los consumos de actividades económicas y productivas por habitante de un país, en ámbito urbano y rural, daría una cifra muchísimo más elevada

  4. ¿No tenéis acceso al contador divisionario de agua de vuestra vivienda? Restando la lectura de cada día a la del día anterior, obtendríais una comprobación de vuestras estimaciones bastante exacta…

    • Hola Santi. Gracias por tu comentario. Reconozco que no tengo ni idea de si tengo contador divisionario. Si lo tuviera, el problema que le veo es que al restar lecturas obtienes el consumo de cada una de las casas que en mi caso está formada por dos personas. Esto dificulta llegar a conclusiones porque el único que vive con 50 litros soy yo y no mi pareja.

  5. Gracias, chic@s!
    Este fin de semana he pensado todo el rato en el agua que gastaba y he sido consciente de lo increiblemente difícil que es tratar de consumir menos de 50l. Creo que con una ducha (incluido lavarme el pelo, que es largo) y limpiar la bici después de una ruta por la montaña ya gasté los 50😦
    De todos modos, para seguir siendo consciente me he fabricado unas pegatinas caseras con los datos aproximados que nos habéis facilitado de consumo y lo he pegado en la mampara de ducha, el inodoro, los azulejos cercanos a los grifos, la lavadora y el lavavajillas; mi familia cree que estoy loca, pero igual consigo que ellos también sean conscientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s