Comenzando 21 días con 50 litros diarios

DÍA 0. Consumo de agua: 49 litros

Ayer, 29 de febrero de 2012, comencé a vivir con un máximo de 50 litros al día, en una iniciativa que realizaremos durante 21 días tres compañeros de ONGAWA: Itziar, Jorge y yo.

Los tres llevábamos varios días ultimando los preparativos: buscando información de consumos de agua por persona, midiendo o averiguando los consumos en nuestras casas (de la cisterna, la lavadora, los grifos…). Yo he estado desde el fin de semana pasado haciendo algunas pruebas: básicamente comprobando el agua que empleo a lo largo del día. Y la verdad es que he averiguado cosas muy interesantes.

En casa somos tres: mi mujer, mi hija pequeña y yo. Nuestro gasto medio diario es de 88 litros por persona al día, y el més que más hemos gastado de los últimos 6 han sido 94 litros por persona. La verdad es que si lo comparamos con la media en España (149 litros) no está mal. Pero claro, bajarlo a 50 litros diarios significa reducir mi consumo de agua casi a la mitad.

Eso sí. Cuento con algunas ventajas. Mi mujer y yo siempre hemos intentado (no siempre lo hemos conseguido, ojo) tener en cuenta criterios ambientales, por ejemplo, en la compra de electrodomésticos o de grifos e inodoro. Por eso tener una lavadora eficiente o una cisterna con ahorro en la descarga hace que vivir con 50 litros sea más factible. También al ser 3 en casa, algunos consumos de agua se reparten entre los 3. Por ejemplo, no pongo una lavadora sólo para mí, pues sólo con eso gastaría prácticamente los 50 litros diarios, o tendría que ponerla con poca ropa, gastando más agua por kilo de ropa lavada, lo que es un despilfarro.

Cisterna de casa con ahorro de agua en la descarga

Pero el primer día que he limitado mi consumo a 50 litros ha resultado complicado: al finalizar el día había consumido 49 litros y aún no me había duchado… (yo me suelo duchar por las noches). Vale, no pasa nada. Esta mañana, 1 de marzo, me he duchado al levantarme, pero ya he iniciado el día de hoy con 10 litros menos (veremos cómo acaba).

El problema ha estado en que no nos ha quedado más remedio que poner la lavadora y el lavavajillas el mismo día (no los ponemos todos los días, pero ayer ha coincidido que lo necesitábamos y no lo he previsto). Cuando me di cuenta al comenzar la mañana tuve que tomar algunas medidas especiales de ahorro para el resto del día: he comido en el trabajo en lugar de en una universidad cercana donde suelo hacerlo para minimizar el gasto de agua en preparar la comida, lavar los cubiertos y el vaso, he cenado en casa sobre la fuente en la que teníamos preparada la comida, me he lavado los dientes y las manos con un hilillo de agua y he dejado la ducha para la mañana siguiente.

Cenando directamente en la fuente

A pesar de ello esta situación no ha supuesto problemas para mi salud. Incluso si no me hubiese lavado las manos antes de comer y hubiera cogido una gastroenteritis, un sencillo tratamiento que podemos adquirir en cualquier farmacia habría hecho que ese problema hubiera pasado en unos días.

Sin embargo, 5.000 niñas y niños mueren cada día por enfermedades relacionadas con el agua y el saneamiento, muchas de ellas por una simple diarrea. Según la UNESCO, el simple hecho de lavarse las manos con jabón puede reducir los casos de diarrea en un 47%. Pero para ello hay que tener acceso al agua en condiciones básicas.

¿Que por qué  me he embarcado en esta iniciativa?. En primer lugar, porque quiero ser más consciente de los problemas a los que se enfrentan millones de personas cada día por no tener acceso a agua en condiciones para garantizar una vida digna.

PROPUESTA DE ACCIÓN DEL DÍA

Tunea una botella a favor del Derecho Humano al Agua

 Coge una botella de plástico vacía. Quítale la etiqueta y sustitúyela por esta etiqueta con mensaje sobre Derecho Humano al Agua. Déjala en algún lugar visible, en tu universidad u oficina.